domingo, 6 de agosto de 2017

A los Eurodiputad@s y miembros del Consejo Europeo: ¡No invertid en armas!


Normalmente, la guerra resulta perjudicial para los negocios.
Excepto para los de la industria armamentística.
En este caso, el negocio es redondo.


Por fin, el trabajo de los grupos de presión de la industria armamentística parece haber dado sus frutos [1].

La Comisión Europea lanzó una propuesta para dar a las empresas armamentísticas 1.500 millones euros al año para que desarrollen nueva tecnología militar [2].

¡1.500 millones que podrían destinarse al desarrollo sostenible y a la protección del medio ambiente! [3].

Pero todavía podemos pararla: la Comisión ha lanzado una consulta abierta sobre la adjudicación de fondos públicos a la industria armamentística. Estamos ante una oportunidad de oro: una vía de comunicación directa entre la ciudadanía y la Comisión, sin ministros ni eurodiputados actuando de intermediarios.

La propuesta está todavía en fase embrionaria y por ello la Comisión tiene un interés real en conocer nuestra opinión. Si suficientes personas nos posicionáramos en contra de financiar la investigación armamentística, podríamos conseguir que esta propuesta no saliera adelante.

Solo nos quedan 4 días antes de que se cierre la consulta. Debemos actuar cuanto antes. Para ello, añade tu firma a la de las 140.000 personas que ya han firmado nuestra petición y luego envía tu opinión a la Comisión. ¡El formulario de la consulta es muy sencillo, tiene una sola pregunta!

Firma pinchando AQUÍ y dile a la Comisión que no financie conflictos armados

La industria armamentística es distinta a todas las demás porque se beneficia de los conflictos armados y las guerras. Al menos cinco países de la UE han estado vendiendo armas y munición a cuatro países que apoyan a la oposición armada de Siria desde 2012 [4].
Si la propuesta de la Comisión entrara en vigor, la UE tendría capacidad para exportar armamento más sofisticado y peligroso, financiado con los impuestos de los contribuyentes. Las industrias que se benefician de la destrucción no deberían recibir un trato preferencial por parte de la UE.

Pero esto es justamente lo que propone la Comisión. Parte de la financiación para apoyar a la industria armamentística procedería de partidas del presupuesto de la UE, que dejarían de destinarse a programas con escasos recursos, como los dedicados a los derechos humanos [5].
No queremos una Unión que da prioridad a la militarización en detrimento de los derechos humanos y la resolución de conflictos.

Muchos activistas por la paz y decenas de organizaciones europeas se han posicionado en contra de esta propuesta. Si sumamos las miles voces de nuestra comunidad a su lucha, el movimiento europeo por la paz será imparable. La consulta pública cierra en 4 días. La Comisión quiere conocer tu opinión.
¡No dejes pasar esta oportunidad!

Firma y dile a la Comisión que no financie conflictos armados

Una vez hayas participado en la consulta, la mejor manera de multiplicar tu impacto es reenviar este correo a las personas de tu entorno cercano. Ellas confían en ti, así nadie mejor que tú para invitarlas a participar. Para ganar esta lucha, es necesario que el mayor número de personas se una a esta simple acción: ¿podrías reenviar este correo a los tuyos?

Desde LA TERCA UTOPÍA y junto a la ENAAT,
te animamos a firmar para conseguir Un mundo en paz.
Yo ya firmé ¿Te animas?




[1] Asociación Europea de Industrias Aeroespaciales y de Defensa.

[2] En 2016, la UE decidió destinar 90 millones de euros a la industria armamentística durante el período 2017-2019. La nueva propuesta de la Comisión Europea pretende adjudicar 500 millones de euros en 2019 y 2020 para la fase de desarrollo de nuevos productos militares. Esta cifra se elevaría a 1.500 millones de euros al año a partir del 2021, tanto para la investigación como para el desarrollo de nuevos productos y tecnología militar, si tenemos en cuenta los fondos que serán asignados a la industria armamentística para otras actividades que no sean I+D.

[3] ¡1.500 millones que podrían destinarse al desarrollo sostenible y a la protección del medio ambiente!

[4] Bosnia, Bulgaria, Croacia, República Checa, Eslovaquia, Serbia y Rumanía acordaron dicha exportación de armas.
[5] Parte de la financiación para apoyar a la industria armamentística procedería de partidas del presupuesto de la UE, que dejarían de destinarse a programas con escasos recursos.

* * Si te ha gustado, COMPÁRTELO y/o VÓTALO: