jueves, 29 de marzo de 2018

5 días a bordo del Open Arms, 905 vidas salvadas en la zona SAR del Mediterráneo.

En las imágenes tomadas para el próximo documental de Paula Palacios ” Cartas Mojadas”, hemos podido ver ésta semana, la Misión 39 de OPEN ARMS en el Mediterráneo Central.
Ya vimos algo parecido en el programa de Jordi Evole cuando aquel 5 de julio de 2016, el barco “Astral" salvó la vida de 4.500 refugiados en lo que ha sido considerado el mayor rescate de la historia del Mediterráneo.
Y es que NADA DUELE MAS QUE LOS GOLPES DE LA MUERTE EN LA INMENSIDAD DEL MEDITERRÁNEO.
En ésta su misión 39, el equipo de “Open Arms” rescata a 480 personas, encuentran un bebé cadáver y desembarcan a un joven en situación agónica quien a pesar de los esfuerzos, fallece.
Con 480 personas a bordo reciben un nuevo aviso y las lanchas vuelven a salir, realizando un nuevo rescate, tras 3 horas navegando. En total 575 personas rescatadas en sólo 12 horas que con olas de 3 metros no podían llegar a ninguna parte.
La tripulación de 19 personas, estaba desbordada y la ayuda no llegaba. La primera noche fallece un bebé de 3 meses. Con 3 cadáveres a bordo y tras 3 días buscando resguardo, finalmente el Open Arms llega a Italia.
De regreso a Malta, detectan una avería en el motor y comienzan 3 días de reparaciones a bordo. Reponiendo comida, mantas, medicinas… Limpiando, … y volvieron a la zona SAR (Zona de búsqueda y rescate en el Mediterráneo) y volvieron a rescatar.

En 15 días salvaron 905 vidas, recorrieron 1500 millas pero… “nos sentimos abandonados” dice uno de los voluntarios de ésta gran ONG ESPAÑOLA dedicada al rescate de personas refugiadas como es Proactiva Open Arms: “Tiene que haber barcos, tenemos a bordo seres humanos en peligro de muerte y estamos a pocas horas de navegación de Europa…” lamentan desde el propio barco.



Pese a toda esta noble y desesperada labor,
Italia ha inmovilizado su barco y que
"por promover la migración ilegal"

Me cago en ésta Europa fortaleza y de los mercaderes, en el gobierno italiano, en la Merkel, en Rajoy y en todas aquellas personas que como decía Luther King ejercemos “el silencio de los buenos”.


* * Si te ha gustado, COMPÁRTELO y/o VÓTALO:

sábado, 24 de marzo de 2018

MONSEÑOR ROMERO, asesinado a sueldo, por orden del imperio.

¿Por qué le mataron?

A 38 años del asesinato de un Santo que canonizará la Iglesia, mucho después del pueblo.
La muerte de Monseñor Óscar  Arnulfo  Romero, San Romero de América para el pueblo salvadoreño,
y pronto santo de toda la cristiandad-, fue sesgada por la balas pero como la de Jesús de Nazaret, en esa muerte descubrimos la vida.

Y es que - como dice Fray Marcos-: “Le arrancaron la vida, pero su verdadera Vida, permaneció intacta”


Por eso Romero vive hoy,
pues como el mismo profetizó:

Si me matan, resucitaré en el pueblo salvadoreño" y así fue.

En éste 38 aniversario de su muerte no vamos a hacer un nuevo artículo después de tantas entradas ya subidas en LA TERCA UTOPIA que podéis consultar pinchando el blog.
Si reproduciremos, con su permiso, la reflexión de nuestro buen amigo y teólogo Juan José Tamayo, titulada “Monseñor Romero, conciencia crítica” y publicada anteayer en El Periódico:

La próxima canonización del arzobispo de San Salvador reconocerá su condición de referente de un cristianismo liberador

El domingo 23 de marzo de 1980, el arzobispo de San Salvador, monseñor Óscar Arnulfo Romero, pronunció una dramática homilía en la catedral de la capital de El Salvador. Estas fueron sus palabras:
“Yo quisiera hacer un llamamiento de manera especial a los hombres del Ejército y en concreto a las bases de la Guardia nacional, de la Policía, de los cuarteles. ¡Hermanos! ¡Son de nuestro pueblo! ¡Matan a sus mismos hermanos campesinos!... Ningún soldado está obligado a obedecer una orden contra la ley de Dios… En nombre de Dios, pues, y en nombre de este sufrido pueblo cuyos lamentos suben hasta el cielo cada día más tumultuosos, les suplico, les ruego, les ordeno en nombre de Dios: ¡Cese la represión!”
Fue su última homilía. Con ella monseñor Romero había firmado su sentencia de muerte. Los jefes militares interpretaron sus palabras como una llamada a los soldados a la desobediencia y a la insumisión y prometieron vengarse. Y la venganza no tardó en llegar. El 24 de marzo, a las seis y veinte de la tarde, monseñor Romero era asesinado por un francotirador a las órdenes del mayor Roberto D’ Abuisson, cuando celebraba la eucaristía en la capilla del hospital de la Divina Providencia.

Un silencio cómplice

Mientras esto sucedía, Estados Unidos apoyaba con ingentes sumas de dólares al Gobierno salvadoreño y a su Ejército, en alianza con la oligarquía, para atentar contra la ciudadanía indefensa y terminar con la Iglesia de los pobres. Durante esos años la Iglesia salvadoreña sufrió una sangrienta represión, que costó la vida a numerosos sacerdotes, religiosos, religiosas, líderes de comunidades, catequistas, al grito de “Haga patria. Mate a un cura”. Mientras tanto, buena parte de la jerarquía y del clero salvadoreños guardó un silencio cómplice. Peor, aún, algunos de los compañeros de Romero en el episcopado lo acusaron de subversivo.

"Haga patria. Mate a un cura" fue el grito que dio paso a una sangrienta represión en la Iglesia salvadoreña


Tras su asesinato, se produjo un largo silencio sobre monseñor Romero en la Iglesia institucional salvadoreña y en el Vaticano, que contrastaba con el reconocimiento de su compromiso con los pobres y de su santidad martirial por parte de los sectores populares, las comunidades de base y la teología de la liberación.
Pedro Casaldàliga se hizo eco de ese sentir en un bellísimo poema titulado

'San Romero de América, Pastor y Mártir':

“¡Pobre pastor glorioso, 
asesinado a sueldo,
a dólar, a divisa,
como Jesús, por orden del Imperio.

Pobre pastor glorioso,
Abandonado
por tus propios hermanos de báculo y de Mesa…!

San Romero de américa,
Pastor y Mártir nuestro:
nadie podrá callar
tu última homilía”.

Sensible a ese sentimiento, Francisco, recién elegido Papa, activó el proceso de beatificación de monseñor Romero. Coincidiendo con el quinto aniversario de su elección papal, ha anunciado su próxima canonización.

Esta puede ser un momento oportuno para su reconocimiento no como santo milagrero, sino como referente de un cristianismo liberador, ejemplo de ciudadanía activa, conciencia crítica del poder, pedagogo popular, activista de los derechos humanos y comprometido en la lucha por la justicia desde la no violencia activa.


*
* Si te ha gustado, COMPÁRTELO
y/o VÓTALO:

viernes, 16 de marzo de 2018

Nuevos paradigmas..., nuevas espiritualidades..., nuevos compromisos

Desde hace varias décadas, mucha gente inquieta y demasiados creyentes, vieron cómo se les cayeron casi todos los palos del sombrajo y que ya no podían ser creíbles, ni ante sus nietos, si mantenían los viejos dogmas, ritos y parafernalias del catecismo.

Mucha gente de las CCP -Comunidades Cristianas Populares-, de la Iglesia de Base de Madrid y de diversas iglesias de base e infinidad de grupos y movimiento creyentes, llevábamos reflexionando sobre las nuevas teorías científicas y epistemológicas de la ciencia, sobre los textos de grandes precursores como Rogers Lenaers, John Shelby Spong, José Mª Vigil o María López Vigil, y todo eso de que ya no hay dos pisos (el de arriba con un Dios Omnipotente, y el de abajo con los seres humanos y los demás seres del universo), de que, aunque el cielo no exista, otro cristianismo es posible,...
Y todo ello ha ido calando y dándonos un nuevo escenario para mantener lo que al final nos ha importado siempre, que es el seguimiento al Jesús histórico, a Jesús de Nazaret y la implantación del Reino.

En diciembre de 2016, sin ánimo de protagonismo, ni representatividad alguna, en la madrileña parroquia de San Carlos Borromeo surgió un pequeño y heterogéneo grupo multidisciplinar que decidió aunar esfuerzos, compendiar materiales y divulgar propuestas para la reflexión, sobre estos temas. Y lo que parecía una tertulia de buenos amigos, algunos recién conocidos por venir de entornos tan diferentes como la espiritualidad del 15-M, los círculos de espiritualidad progresista de Podemos, monjes, gente de comunidades y también de otras religiones… se ha venido consolidando hasta la actualidad. Hasta que hoy disponemos de dos blogs en los que se puede encontrar todo lo aquí enunciado.

Uno es “Valores y Creencias” y el otro es “Paradigmas emergentes”. No os los perdáis, porque tienen materiales para la reflexión personal y comunitaria sobre estos temas.

El nuevo paradigma cristiano podría definirse como un paradigma humanista transformador, que tendría las características de post-religional, posteísta, ecológico, pluralista, feminista y liberador, como ya fue bien resumido por Jesús Gil García, de la Comunidad maña de Balsas y publicado en Redes Cristianas en el artículo titulado “Los pilares del nuevo paradigma cristiano
Durante mucho tiempo ya, hemos puesto en tela de juicio muchas de nuestras certezas consideradas como verdades absolutas, y ahora nos toca deconstruir y reconstruir. Es decir que hay que volver al paradigma fundacional del cristianismo, desechando los parches añadidos a través de los siglos, que no estuvieron en el cristianismo originario (el celibato fue opcional durante muchos siglos, por ejemplo).

Pero, en realidad, el nuevo paradigma cristiano no es uno, sino múltiple. El Grupo internacional de investigación sobre los nuevos paradigmas epistemológicos, culturales y práxicos habla, al menos, de otros 5 subtipos de paradigmas, a saber:

+ Nuevos paradigmas científicos y culturales. Porque, a pesar de los grandes avances científicos que han desbordado esa visión materialista del mundo, nuestra cultura dominante sigue basándose en un mundo donde sólo existen átomos que interactúan.
+ Nuevos paradigmas espirituales. Porque en el mundo actual, donde convergen distintas formas de vivir la espiritualidad, hay grandes oportunidades para trascender viejos dilemas o profundizar en la espiritualidad desde una perspectiva histórica muy afortunada.
+ Nuevos paradigmas religiosos. Porque nuestra relación con el hecho religioso ha de transformarse, muchas veces desde su misma raíz, para dar lugar a algo nuevo.
+ Nuevos paradigmas en los humanismos sociopolíticos. Porque comprendemos la realidad desde la ciencia y las teorías sociales, y hemos de motivarnos para transformarla desde diversas espiritualidades; y, finalmente, porque colaboramos en la extensión de un ecohumanismo politico, social y personal.
+ Nuevos paradigmas ecofeministas. Porque frente a la mayoría de privilegios en manos de los machos, gracias al feminismo, esto está cambiando. El ecofeminismo apuesta por una escala de valores diferentes, donde el cuidado y la sostenibilidad se alían con la escucha, la sensibilidad de ver lo escondido y valorarlo… Y anima a la sociedad a caminar hacia esos nuevos privilegios.

Bien sabemos que religión no es lo mismo que espiritualidad. Y menos aún lo que llamamos hoy nuevas espiritualidades. Como bien señala mi hermano de las CCP de Zaragoza Jesús Gil, “…la espiritualidad hace referencia a la realización de las posibilidades profundas del ser humano a la dimensión trascendente de la experiencia humana; las religiones son las concreciones, las estructuras, realizadas por la persona humana, a través de las que el ser humano se relaciona con la divinidad”.
Es por eso por lo que los nuevos paradigmas cristianos entran dentro de lo “posreligional”, ya que van más allá de las religiones, en lo que podríamos llamar una espiritualidad laica, humanista y revolucionaria.

Hablar de nuevos paradigmas, nuevo eje, nuevo tiempo axial… puede resultar excesivamente teórico y desde luego un discurso algo elevado, pero la realidad es la que es, y las nuevas espiritualidades por las que gran cantidad de gente siente atracción, más que por cualquier cosa que huela a religiones, tienen que ver mucho con estos nuevos paradigmas y nuevos tiempos en los que la ciencia y los últimos descubrimientos dejaron en evidencia demasiados cuentos de la cristiandad.


Por eso, a la vez, titulábamos ésta reflexión, nuevos paradigmas, nuevas espiritualidades y NUEVOS COMPROMISOS, y por aquí es por donde queremos terminar. De nada serviría desvestir un santo y vestir otro si nos quedamos mirando para otro lado ante todo lo que está pasando a nuestro alrededor.
Yo maldigo constantemente “el silencio de los buenos” del que hablaba Martin Luther King.

Por eso hablamos del nuevo paradigma cristiano como un paradigma liberador, en la línea de la Teología de la Liberación. El cristianismo tiene que ver con la situación esclavizaste de la sociedad en gran parte de la humanidad, sobre todo en el Tercer Mundo, pero también en el mundo más desarrollado. “El nuevo paradigma opta por los pobres y se compromete en su liberación. La salvación que promete se llama liberación de toda opresión y esclavitud. Y ello, a realizar no en el más allá, en el Reino de los Cielos, sino a iniciarlo en este nuestro mundo, mediante el compromiso liberador de los seguidores de Jesús de Nazaret, contra toda forma de esclavitud y explotación” (Ibídem J. Gil).

Y como esto no debe extenderse más, lo dicho; a visitar Valores y creencias y Paradigmas emergentes, y a obrar en consecuencia.

(*) Artículo escrito y publicado en UTOPÍA,  la Revista de l@s Cristian@s de Base .

* *
Si te ha gustado, COMPÁRTELO y/o VÓTALO:

sábado, 10 de marzo de 2018

Eugenia Russian, presidenta de FundaLatin, denunció ante la ONU en Ginebra, las consecuencias del bloqueo a Venezuela.

La monja Venezolana, que está participando en el ECOSOC de la ONU, vendrá la semana próxima a España para realizar diferentes visitas en Madrid, Alcalá de Henares y Albacete, para llevar a cabo una serie de entrevistas con el fin de que se sepa la verdad de lo que pasa en Venezuela ya que ella es consciente de que aquí los medios gubernamentales y de comunicación “distorsionan todo, nunca cuentan la realidad y aún más desde el mundo eclesial”.

Eugenia Russian es una valiente monja que ya sufrió los ataques de la contra cuando hace unos meses quemaron la sede de la fundación que preside con ella y todo el personal dentro. Lleva 27 años como religiosa con las Misioneras de Cristo Jesús trabajando con los pueblos indígenas y desde hace 12 años se dedica a atender comunidades vulnerables y a defender los DDHH.

Ha venido a Europa a reunirse con organismos internacionales en Ginebra y suele presentarse en la OEA, en la ONU y otros organismos internacionales, denunciando las violaciones de DDHH y como las trasnacionales acaban con la madre tierra, comercializan y convierten la vída en una mercancía.

La fundación que preside, y a la que representa, “La Fundación Latinoamericana por los Derechos Humanos y el Desarrollo Social (FUNDALATIN) es una ONG venezolana, que ya fue reconocida en 1987 con el premio "Mensajero de la Paz” que otorga la Organización de las Naciones Unidas. También se encuentra debidamente acreditada ante la Organización de Estados Americanos (OEA), desde el 2005 y además tiene reconocido el Estatus Consultivo Especial dentro del Consejo Económico y Social (ECOSOC) de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) desde el año 2015.

Hoy mismo nos envía desde ginebra un comunicado que reproducimos para que pueda ser difundido donde proceda:
FUNDALATIN alerta a la ONU que bloqueo petrolero a Venezuela afectará los derechos humanos.
Durante un derecho de palabra en la 37º sesión del Consejo de Derechos Humanos de la ONU, la presidenta de la organización no gubernamental Fundalatin, María Eugenia Russián, denunció que Estados Unidos prepara un posible bloqueo petrolero contra Venezuela, que agravaría la situación causada por las sanciones económicas que vive hoy el país suramericano.

“Alertamos a este Consejo sobre los graves daños de un posible bloqueo petrolero preparado por Estados Unidos contra Venezuela, que conduciría a agravar la situación causada por el bloqueo económico, comercial y financiero actual y sería devastador para la garantía de los derechos humanos”, señaló la Presidenta de Fundalatin.
En este sentido, explicó que “desde el año 2015, cuando el expresidente estadounidense, Barack Obama, aprobó la Orden Ejecutiva N° 13-692, mediante la cual se califica a Venezuela como “amenaza inusual y extraordinaria” a la seguridad de los Estados Unidos, este país ha sido objeto de diversas formas de presión económica, que pretenden menoscabar los derechos humanos de toda la población”.

La representante de la organización no gubernamental indicó que “Estados Unidos y más recientemente la Unión Europea, han utilizado estas medidas coercitivas unilaterales, generando en la población venezolana la dificultad de adquirir de manera adecuada y oportuna alimentos, medicinas, y demás insumos esenciales”.

La Presidenta de Fundalatin solicitó a los Estados miembros del Consejo de Derechos Humanos de la ONU, especialmente al Alto Comisionado para los Derechos Humanos, rechazar las sanciones económicas impuestas contra Venezuela y solicite a los Estados Unidos y la Unión Europea derogar de manera inmediata estas medidas coercitivas contra el país.

Finalmente, pidió a la ONU que los asuntos relacionados con Venezuela “sean tratados con objetividad, imparcialidad y no selectividad, con el propósito de contribuir a los esfuerzos que está haciendo el país para superar la situación económica que atraviesa actualmente y seguir garantizando los derechos humanos de toda la población”.


* * Si te ha gustado, COMPÁRTELO y/o VÓTALO:

viernes, 2 de marzo de 2018

CONTRA EL MIEDO QUE NOS DESMOVILIZA.

EL MIEDO COMO ARMA POLÍTICA.
Esta semana en La Rioja, concretamente en Santo Domingo de Silos, he impartido la conferencia que sigue, dentro del Foro "La Sociedad a Debate"
"No sabéis cuanto agradezco se haya incluido éste tema del miedo como arma política dentro del tema de los miedos que nos paralizan porque llevo tiempo bastante enojado tanto con las burdas manipulaciones de los gobiernos PP/PSOE y como con "el silencio de los buenos” que acuñó Martin Luther King.

* De los primeros, sobre todo del gobierno más corrupto de Europa, me duelen especialmente algunas maldades ( o armas) relacionados con éste tema, como la Ley mordaza, el peligroso 155, la guerra de las banderas, la gestión del independentismo, las mentiras sobre Podemos y Pablo Iglesias y sobre todo, el que se esté metiendo en la cárcel a tuiteros, raperos y titiriteros como aviso a navegantes, mientras se deja en las calles a corruptos, ladrones, defraudadores y políticos imputados pero con delitos prescritos por las leyes que ellos mismos se hacen y con sentencias de los jueces que ellos mismos ponen.
* Del pueblo desmovilizado, me duele su “teísmo mediático” y su inacción. Un enojo que viene porque en demasiada gente de la calle y en 11 millones de votantes españoles, parece haber calado ya el viejo mantra de que “NO HAY OTRA SOLUCIÓN”.
Las consecuencias: el individualismo y refugio a la vida privada, la insolidaridad, los fundamentalismos polarizantes, y unas tragaderas conformistas sin parangón.

¿Cómo es posible que tanta gente en la calle, mire para otro lado y/o se esconda, con la que está cayendo? ¿Cómo pueden ganar en la tertulias cotidianas, las mentiras del sistema por más que el 90% de los medios y el 95% de los tertulianos sean del régimen?
La verdad es que el miedo, siempre ha dado buenos resultados a la vieja política. Jesús Bonet decía en la charla anterior que desde el punto de vista psicológico el miedo era muy rentable, pero excuso decir los beneficios que su inoculación trae a los desalmados políticos que no reparan en consecuencias con tal de mantenerse en el poder.
• Que el miedo es, ha sido y será utilizado como arma política, es algo de lo que no nos cabe ninguna duda a quienes estamos en este Foro de La Sociedad a Debate-.
• Que el uso del miedo como estrategia de manipulación, la han utilizado los fascismos de manera eficaz, para gobernar, oprimir y perpetuarse en el poder, tampoco.
• Y que "el miedo inducido” consigue desmovilizar cualquier disenso, desobediencia u oposición, haciéndonos creer que “no hay otra solución”, me parece que –en teoría al menos- también está fuera de dudas.
Pero por si no estuviera tan claro, vamos a plantear algunas reflexiones y ejemplos.
1. ¿Recuerdan cuando saliendo de la transición, y ante la posibilidad que el PSOE gobernara éste país, la derecha más rancia atemorizaba a los abuelos diciéndoles que perderían sus pensiones si ganaba Felipe González las elecciones? Claro que el PSOE andaluz también amenazaba con miedo si no les volvían a votar bajo la extendida cantaleta del “abuelos, que si no nos votáis perderéis la pensión, los parados se quedarán sin subsidio, a los jóvenes estudiantes les quitarán la beca, y pobres funcionarios…”
2. ¿Se acuerdan de cómo se traían los viejos fantasmas guerracivilistas de la quema de conventos y violaciones de monjas cuando Julio Anguita, con IU subía en las encuestas? O aquello de “si votáis a los rojos nos van a quitar hasta las vacas…” Ahora una edil valenciana, profetizaba nuevamente con una amenaza de futuro, en esos mismos términos.
3. ¿Y olvidaron ya la de infundios inventados a Pablo Iglesias, Iñigo Errejón o Juan Carlos Monedero para sembrar el miedo a un posible gobierno de Podemos relacionándolo constantemente y sin una prueba, con el terrorismo, el chavismo, el yihadismo,… ? ¡Si gobierna Podemos nos quitarán los pisos, la economía se hundirá… ni por los grifos saldrá ya el agua…! Y todo ello acompañado de imágenes crispadas de un Pablo Iglesias para hacerlo parecer enfadado y terrible, de recursos permanente deformados como lo de la cal viva o manipulaciones mediáticas como ponerlo riendo –obviamente con imágenes de otro acto- en el minuto de silencio del parlamento por Miguel Ángel Blanco para presentarlo como insensible. Y mira por donde en los ayuntamientos llamados del cambio, donde está gobernando Podemos no sólo no ha pasado nada de esto sino que se está bajando la deuda, quitando privilegios a los magnates y gobernando para la gente.
Si antaño se recurría al oro de Moscú para generar el miedo al comunismo, el moderno recurso a la financiación de Irán o Venezuela les ha sido muy rentable a los medios del régimen, partidos del sistema y políticos mediocres para aterrorizar a la gente sobre Podemos, cuando el miedo únicamente lo tienen ellos a que se acaben sus corruptelas, chanchullos y privilegios. Hasta Barcina, asustaba diciendo que un resultado electoral adverso “podría derivar en la Alemania previa a Hitler”. Lástima que demasiada gente ve la TV y éstos discursos del miedo calan demasiado.
4. Hace ya tiempo que Naomi Klein nos lo dejaba claro en su brillante “Teoría del Shock” que, ….. toda crisis –sea real o simplemente inducida- permite al poder de turno aplicar recortes y políticas de ajuste. El miedo inducido nos paraliza y así llegamos a dar por bueno lo que en otras circunstancias nos resultaría inaceptable.
5. Como dice José Luis Sampedro, el gobernar a base de miedo es eficacísimo. “Si usted amenaza a la gente con que los va a degollar, luego no los degüella, pero los explota, los engancha a un carro, les azotan… y dicen, bueno, por lo menos se dice eso que es tan grave “virgencita, virgencita que me quede como estoy” El miedo hace que no se reaccione, que no se siga adelante… (Entrevista que Jordi Evole le hizo en su programa “Salvados”) Si empieza usted con el shock, asustando a la gente muchísimo, luego les castiga un poco menos y dicen ay, menos mal, no nos han fusilado” ¡Que bien! Y es el miedo que nos infunden todos los días en los periódicos, radio y TV
6. Hace unos meses hasta el Papa Francisco advertía que el tener miedo a todo, hace que no tengamos ni memoria, ni esperanza… “No dejes que el miedo te paralice (…) (Aunque esto se lo deberíamos dejar a mi amigo Arregi que vendrá después, je, je. “El pecado que paraliza al cristiano es la pusilanimidad. Es el pecado que hace que no tengamos memoria, esperanza, valentía y paciencia. Pusilánimes son “los que van siempre detrás, cuidándose a sí mismos, que tienen miedo de todo”
7. Y ya la última, por no ser tediosos, es la del control de las redes. ¡Ya está aquí la inquisición! Recientemente lo publicaba Kaos en la Red: “ El Gobierno vinculará tus cuentas de Instagram, Facebook y otras redes sociales al DNI con la excusa de luchar contra el terrorismo y los delitos graves. Y esto que lleva el nombre de PNR o Passenger Name Report lo aprobarán (si no se echa a Rajoy antes) antes del 25 de mayo que es su fecha límite. Y esto es sólo el principio porque tras las RRSS vendrán la tarjeta de crédito, los E-mails y cualquier información disponible en Internet que el gobierno considere se debe conocer sobre ti. Y de ahí a que -como las letras de los raperos-, el gobierno considere que tu información sea sospechosa de terrorismo, sólo habrá un paso.
Y no se salvará nada: Twitter, Facebook, Google Plus, Linkedin, Tumblr, Instagram y Flickr serán las redes sociales a monitorizar, a lo que debes sumar las de vídeo como YouTube, Vimeo y LiveLeak y los buscadores como Google, Bing, Yahoo, entre otros.”

Vamos que no sé conforman con la ley mordaza, con el 155, con amenazas falsas de radicales podemistas o de peligrosos separatistas, ni con meter a raperos, twiteros y titiriteros en la cárcel que ahora nos quieren mudos hasta en nuestras redes.

Por otra parte , nunca debemos olvidar que el Poder Político siempre encontró en el miedo un arma eficaz para controlar las distintas alternativas de la oposición que pudieran suponer una amenaza a su régimen o “establishment”. El poderoso miedo es el arma que utilizan los estados como estrategia perfectamente planificada (algunos la llaman “estrategia de dominio de espectro completo”).
El miedo inducido es uno de los elementos principales de desea estrategia que pretende inmovilizar a la población y provocar el falso sentimiento de que “No hay otra alternativa posible”

¿Recuerdan aquella viñeta de Perich en el Hermano Lobo de agosto del 1973? “¿A quién queréis –decía desde el púlpito el oligarca de turno- a nosotros o al caos? .. Al caos, al caos! Gritaba la masa enfurecida. Y respondía el capitalista de la pajarita: Es igual, el caos también somos nosotros!!! Pues eso mismo. MUCHAS GRACIAS.


* * Si te ha gustado, COMPÁRTELO y/o VÓTALO:

domingo, 11 de febrero de 2018

20 grupos precarios en España. ¡NO + PRECARIEDAD!

Ayer, día 10 de febrero, en muchos lugares de España, superardo el gélido día, unas poquitas gentes en unos pocos sitios y durante pocas horas, estuvimos manifestándonos contra la precariedad y los recortes, en sus distintas expresiones sociales (laboral, habitacional, sanitaria, energética, educativa…) 
Fuimos convocad@s por una esperanzadora y nueva Plataforma llamada "NO + PRECARIEDAD" y espero que esto sea el germen de un nuevo movimiento de indignados/as que al igual que el 15-M a partir de las pequeñas manifestaciones convocadas por DRY proliferaron en toda España y supusieron el inicio del cambio de sistema que no hemos podido consolidar.

En Albacete, acudió bastante gente joven, afortunadamente, pero...

¿ Dónde estaba toda esa gente que sufre la precariedad y la crisis que son quienes debían querer acabar con esta situación y no permitir que nos impongan un modelo laboral y social en el que el saqueo de unos pocos sea la precariedad para la mayoría? 
¿ Porqué a toda ésa gente entre el miedo de la ley mordaza y la inmovilización del "aquí no hay otra salida" se le han quitado las ganas de indignarse después de lo que están pasando? 

¿ Dónde están, por hablar de colectivos sufrientes...

1. Las mujeres que enfrentan la precariedad en lo personal y en lo profesional, invisibilizadas por las desigualdades del patriarcado?
2. Las personas con convenios precarios y las que sufren los impagos de sus salarios?
3. La gente trabajadora a la que le impiden tener un trabajo digno?
4. Las trabajadoras de los servicios públicos, que sufren externalizaciones, y a las que les quitan cada vez más recursos para ofrecer un servicio de calidad a la gente?
5. Las jóvenes que encadenan despidos encubiertos en periodo de prueba?
6. Las hijas e hijos que viven peor que la generación de sus madres y padres?
7. Las personas mayores cobrando una pensión de miseria?
8. Las paradas y parados?
9. Las autónomas y las falsas autónomas?
10. Las personas a quienes las multinacionales condenan a la precariedad.
11. Las desahuciadas y desahuciados, a quienes roban sus viviendas,
12. Las que no pueden pagar la luz ni la calefacción.
13. Las que perdieron las becas?
14. Las que perdieron o ni les dieron las ayudas a la dependencia?
15. Las que esperan en las listas y salas del hospital?
16. Las personas con diversidad funcional, silenciadas y precarias?
17. Las que migran por no tener oportunidades en nuestro país?
18. Las que dedican muchas horas a los cuidados sin que se reconozcan sus derechos.
19. La gente de la cultura, artistas de lo precario, y quienes no tienen acceso a ella.
20. Las personas que están hartas de vivir precarizadas, sin haber elegido esta forma de vida.

No creo que fuera el frío, 
que vaya y si lo hacía, 
pero ayer eché en falta a toda ésta gente 
que ojalá , mas pronto quer tarde, 
entienda y apoye las plataformas 
NO + PRECARIEDAD 
como espacio unitario para hacer frente común, 
a las distintas situaciones precarias 
que estamos sufriendo.
* *
Si te ha gustado, COMPÁRTELO
y/o VÓTALO:

lunes, 5 de febrero de 2018

¿Qué son las CCP y cual es su relación con la Teología de la Liberación?

Hace 4 años escribíamos de manera colectiva un pequeño libro titulado “RELANZAMIENTO DE LAS CCP: UNA ALTERNATIVA PARA VIVIR LA FE” (Ver en La Terca Utopía aquí)    En él Antonio Moreno de la Fuente y un servidor, con la colaboración de Javier Domínguez Martín-Sánchez, José María García Mauriño y Luis Pernía Ibáñez tratamos de hacer una vuelta a nuestros orígenes repensando lo que somos, examinando la situación en la que nos encontramos e intentando aportar algunas decisiones de cambio, de nuevos senderos y de nuevas experiencias acordes con los tiempos en los que vivimos. (Ver libro completo aquí)

Ahora nuestro hermano y amigo Santiago Villamayor ha hecho un interesante trabajo de síntesis sobre lo que fuimos en relación con la Teología de la Liberación, desde el Nacional Catolicismo a los nuevos paradigmas postreligionales y posteístas, publicando en Voices 2017*, el documento titulado “Las Comunidades de base en España y la teología de la liberación. Del Nacionalcatolicismo al Postcristianismo” que reproducimos a continuación para quienes puedan estar interesad@s y completar así nuestra hemeroteca particular.

“La Teología, mejor, la praxis de liberación latinoamericana, - dice Santiago Villamayor en el resumen del texto- llegó a España a finales de los años 1960 y tuvo su momento más intenso en las décadas de los años 1970 y 1980.
Coincidió con la lucha antifranquista y la transición a la democracia.
Un proceso de liberación política, cultural y religiosa que abarca desde el nacionalcatolicismo hasta el humanismo laico de hoy día.
Su fruto más destacado es el surgimiento de las comunidades de base animadas por el testimonio de los mártires y testigos de las comunidades latinoamericanas. En los años 1990 y sobre todo en el siglo XXI la posmodernidad y la globalización, la inflación híper tecnológica y la secularización, modularon el impulso liberador de las comunidades hacia una solidaridad internacionalista”

CCP: Nuestra historia: Del Nacionalcatolicismo al Postcristianismo.
Las Comunidades de base en España y la teología de la liberación


La Teología de la Liberación es la consecuencia más honesta del Vaticano II, nacida en parte en las catacumbas romanas1 y marginada por la curia romana desde ese mismo momento. Todo el poder y el peso de la gran Basílica de San Pedro caerían a plomo en los años siguientes sobre ese subsuelo evangélico. Pero la iniciativa prendió con fuerza en la religiosidad popular latinoamericana animada por los “misioneros y misioneras” que habiendo ido a evangelizar fueron más bien evangelizados. La expresión más relevante de esta renovación fue la formación de un gran movimiento de doble militancia, cristiana y política, en forma de pequeñas comunidades.
En las fronteras de la misma Iglesia, muchos catequistas, personas religiosas y sacerdotes se acercaron a los pobres, indígenas, chabolistas y campesinos que se ganaban el pan con dificultad, y que por sus protestas perdían la vida con facilidad. El martirologio latinoamericano muestra la radicalidad y la santidad con que se asumió el seguimiento de un Jesús de Nazaret, siempre nuevo, pobre y subversivo, profeta al servicio del pueblo.
En España el ejemplo latinoamericano cundió rápidamente sobre todo entre los cristianos esperanzados por el Concilio. Eran los sectores que se iban desgajando de la ortodoxia y el concubinato político con el Régimen franquista; una pequeña burguesía de religión sincera, trabajadores de la industria de religiosidad todavía muy rural, profesionales liberales, estudiantes contestatarios, y los restos de la izquierda que perdió la guerra y que no por eso habían renunciado a su cultura cristiana. Se originó entonces una dinámica de acercamiento a la “clase obrera”, de proletarización y de vecindad en los barrios. El misticismo revolucionario se abría paso inspirado en el Éxodo y los Profetas.
En el presente artículo analizamos primero y en general las aportaciones de la Teología de la Liberación en nuestro país. Luego exponemos la trayectoria de las comunidades. Los epígrafes responden a los títulos de algunos libros que marcaron su evolución. Se corresponden aproximadamente con las décadas de los últimos casi 50 años, pero es difícil precisar porque no hay fronteras determinadas. Es un continuo quizás artificialmente pautado. Estos grandes momentos son: el descubrimiento del compromiso temporal bajo la influencia del Vaticano II (1), la creación de las comunidades de base como alternativa a la gran y poderosa Iglesia (2), la irrupción del Tercer Mundo, el Sur, en la mirada cristiana (3) y finalmente el momento actual de deconstrucción y reinvención del mensaje cristiano ya convertido en una supra ética universalista (4).2

1. Influencias de la Teología de la Liberación en España. No te harás imagen alguna de Dios, escucharás su clamor”.

El libro de José Porfirio Miranda “Marx y La Biblia” no es el más importante de la TL pero sí uno de los más decisivos en las comunidades. Llamativamente situaba a la justicia interhumana como principio ético común al marxismo y al cristianismo. “La fe es creer que este mundo tiene remedio”. El análisis marxista de las alienaciones y la interpretación materialista de la historia comenzó a ser la mediación que la teología necesitaba para salir de las etéreas y desprestigiadas interpretaciones metafísicas. Se descubría así un “amor más universal y por tanto más divino” que el de la atención a las clases influyentes cuyo Dios se sienta a “la mesa del patrón”. La sociología marxista y la revolución de los cristianos se situaban así en el ojo del huracán eclesiástico y político.

Con este acercamiento estructural a los pobres surge también un nuevo paradigma, una sincera clave de interpretar la realidad, muy sencilla y muy poderosa a la vez: que no es el pensamiento el que determina la manera de ser o vivir, sino que es la existencia real, la condición social, la que determina el modo de pensar y por tanto de actuar. Parafraseando nuestros refranes, el “dime con quién te codeas y te diré qué evangelio escribes”.

Este paradigma, esta praxis de la TL, vino para quedarse definitivamente. Impregnó la experiencia cristiana de tal modo que hoy, a pesar de la profunda transformación de las sociedades, todavía persiste, aunque con nuevos modos de expresión: con menor radicalidad quizás, pero con mayor extensión4. Una gran parte del ideal democratizador que prima en tantos países e instituciones es un fruto diferido de la opción preferencial por los pobres que sitúa las políticas de redistribución, de cooperación y de ayuda a la dependencia en las agendas políticas. Hoy se es más solidario que hace años. El consensuado mantenimiento de los servicios públicos con nuestros impuestos es bastante más generoso que la imposición medieval de los diezmos por parte de la Iglesia.

Y decimos también que esta teología vino para reconciliar a la Iglesia con la izquierda, pues hasta los años 1960 la exclusiva del catolicismo la tenía la derecha. Vino para hacer de puente entre la sinceridad del catolicismo en algunas familias y los “héroes rojos”, perdedores de la guerra. Si bien el episcopado y la jerarquía en general, y muy a pesar del Papa Francisco, todavía se resiste a ello.
También vino para construir el istmo de un humanismo liberador universalista. Un movimiento que asume y supera las religiones y las ideologías, el teísmo y el ateísmo, y que une a “griegos, judíos y gentiles” en una convocatoria plural e indefinida interpretada por las comunidades bajo las metáforas del Reino y del Padre. Es decir, animada por el cielo estrellado de la fraternidad universal, y movida por la memoria de la más bella “buena voluntad” en nuestro interior (Kant).
2. Trayectoria de las comunidades de base en España. “Creer es comprometerse” . La ruptura con el nacionalcatolicismo, años 1960 y 1970

El nacionalcatolicismo fue el movimiento simbiótico construido entre el Régimen franquista ganador de la guerra civil y la Iglesia española defensora de los valores más tradicionales del catolicismo y legitimadora de dicha guerra civil, a la que calificó de Cruzada. De corte fascista, impuso una manera de vivir y de creer propias del “valle de lágrimas”, marcada por la resignación y el silencio ante las atrocidades posbélicas.
Una dictadura católica. Una “triple alianza”: del ejército golpista, el poder económico beneficiado por la guerra y la Iglesia anticomunista y tridentina. Franco seleccionaba el nombramiento de los obispos y entraba bajo palio en las Iglesias. La jerarquía a cambio se sentaba en las Cortes y permanecía erguida en los actos oficiales.
El fiel católico va pasando del catolicismo burgués, centrado en el culto, en la salvación individual, en el moralismo, sobre todo sexual, y en el “otro mundo” –ganado por la reiteración mágica de los sacramentos–, a un cristianismo de solidaridad entre hermanos, que buscan juntos una liberación de sus condiciones de vida y su dignidad. Un tránsito vivenciado conjuntamente en el seno de una comunidad.
Por eso casi se puede decir que fue un milagro salir de esa cerrazón. Pero el milagro se dio. Y sobre todo en los años 1960 donde concurrieron circunstancias muy decisivas y variopintas que luego comentamos. Sobre todo, el descubrimiento de la pobreza extrema en los barrios periféricos a raíz de las misiones catequéticas. “Una chabola en Bilbao”, de José Luis Martín Vigil expresa muy bien la concienciación experimentada ante el desamparo y la injusticia de los suburbios.
En este divorcio con el régimen tiene un lugar destacado el padre José María de Llanos, el monseñor Romero español podríamos llamarlo. Y con él los otros dos José Marías: José María González Ruiz, párroco de barrio y canónigo de la catedral de Málaga, que fue quizás el teólogo espa- ñol más influyente en el Vaticano II, y autor del libro que da título a este apartado. Y José María Díez Alegría, hermano de dos destacados generales del ejército ganador, y compañero de Llanos en el Pozo del Tío Raimundo.
El Padre Llanos pasó de dirigir los ejercicios espirituales a Franco, a la barriada más pobre de Madrid, el citado Pozo del Tío Raimundo. Allí se enroló con los trabajadores y sus luchas e ingresó en el sindicato Comisiones Obreras, y posteriormente en el Partido Comunista. Fue un escándalo para el régimen y una locura de fe de gran impacto en el naciente cristianismo popular de las comunidades. Otro jesuita siguió pasos parecidos: “Paco el Cura”, Francisco García Salve, hijo de guardia civil asesinado por los anarquistas, peón de la construcción y después abogado laboralista. Llegó a ser miembro del Comité Central del Partido Comunista y de la dirección de Comisiones Obreras, y como tal, condenado en el famoso «proceso 1001» de 1973. Estas conversiones más llamativas no ocultan la extensa ola de renovación en el “laicado”, hasta entonces “clase de tropa”, y que ya empezaba a ser valorado por algunos teólogos como Yves Congar.
Otros factores menos “espirituales”, de naturaleza cultural o circunstancial, contribuyeron a crear el clima de apertura que permitió el cambio. El desarrollismo, el turismo y la televisión entraron también con el soplo del Espíritu y abrieron las puertas de la corporalidad y el apego a la tierra; el movimiento hippy alimentó el amor libre y a la naturaleza. Llega a España la obra de Wilhelm Reich que invita a la “revolución sexual”, y ayuda a desinhibir los miedos y acelera el inconformismo y la revolución política. La pequeña burguesía se pone la minifalda y los vaqueros, o los pantalones-campana como los Beatles. Es la “década prodigiosa”. En Europa se prepara el “Mayo del 68” y en EEUU estalla la contestación a la guerra del Vietnam. En Cuba triunfa Fidel y en España los seminarios entran en ebullición.
Comienzan las primeras exclaustraciones hacia el compromiso social y los movimientos apostólicos. La HOAC y la JOC se acercan a las malas compañías de la subversión marxista. Los “curas obreros” se insertan con gran sacrificio en el trabajo manual asalariado. Equipos de religiosos y religiosas, forcejeando con sus superioras, dejan los colegios y residencias y se van a vivir a pisos compartiendo vecindad, mercado y calle como todo quisque. Se ceden los locales parroquiales a la lucha obrera, entonces clandestina, y sus ciclostiladoras imprimen más octavillas que hojas parroquiales. La “Palabra de Dios”, la buena semilla, ya no se deja con devota parsimonia en los bancos de la iglesia, sino que se lanza con rabia sobre las calles, de madrugada. Y en este contexto entra de lleno la Teología de la Liberación. Y se forjan las comunidades de base y otros grupos similares.
Tanto en Latinoamérica como aquí fueron momentos de mística mesiánica. Jesús era un revolucionario como el Che, como Fidel, como incluso entonces Daniel Ortega. Y la comunidad cristiana algo como Solentiname. Y si se tenían reticencias ante el marxismo, se tomaba como ejemplo la no violencia de Gandhi o de Martin Luther King. EEUU era el Leviatán capitalista. El sueño revolucionario se crecía con el antiimperialismo y miraba con admiración la revolución de Mao. Creer era comprometerse, participar en las luchas obreras y vecinales, y celebrar la memoria subversiva de Jesús de Nazaret. Cantar con Atahualpa Yupanqui, que nadie escupiera sangre para que otros vivieran mejor.
De las dos grandes corrientes de la teología de la liberación, la de los “curas villeros”, más centrada en la historia y la cultura del pueblo, representada sobre todo por Juan Carlos Scannone –compañero y profesor del también jesuita Jorge Mario Bergoglio, futuro arzobispo de Buenos Aires y actual papa–, no tuvo una presencia tan importante en España o al menos no la conocimos en las comunidades con tanta intensidad. La herencia marxista de nuestra contienda civil nos predispuso para entrar, aunque no sin reservas críticas, en la perspectiva de la “lucha de clases” y de la “hegemonía del proletariado”.
En las facultades de teología, además del marxismo, se enseñaba el psicoanálisis y el evolucionismo de Teilhard de Chardin. Se leía a Camus, a Sartre, a Simone de Beauvoir. Con Robinson y su “Sincero para con Dios” nos acercamos a Bonhoeffer y Tillich. En las comunidades y sus grupos de formación se divulgan estos escritos y se lee directamente a los teólogos más pastorales. A Hélder Câmara, a Garaudy, a Girardi, a García Nieto y a Comín, que inician en España el movimiento de “Cristianos por el socialismo”. Proliferan los cuadernos de formación como la Teología Popular de José María Castillo, las revistas de la HOAC, “Noticias obreras” o “Exodo” y “Utopía”, ésta ultima de nuestras comunidades. Julio Lois, Tamayo, Casaldáliga, Ivone Gebara, González Faus, y los cuadernillos de “Cristianismo y Justicia”, por poner ejemplos, continuarían posteriormente esta pedagogía de la liberación. Los poemas de Cardenal o las canciones de Víctor Jara, Violeta Parra, Carlos Mejía Godoy y luego Silvio Rodríguez o Pablo Milanés, entre otros, nos transmitieron muchas veces más teología que muchos escritos académicos.

3. “La alternativa cristiana”. Las comunidades cristianas de base entre los años 1970 y 1980
Las comunidades cristianas de base tienen su apogeo en estas dos décadas. Ya hemos citado sus rasgos principales. El libro, de José María Castillo cuyo título encabeza este epígrafe representa muy bien lo que se buscaba. Una alternativa a la Iglesia tradicional. Un reinicio del cristianismo desde el pueblo, pero sin salirse de ella. Nos situábamos en una pertenencia crítica. Buscábamos ser “otra voz de Iglesia” y compensar la excesiva locuacidad derechona de la jerarquía, que casi siempre dejaba en mal lugar el evangelio.
La evolución de nuestras comunidades discurre muy paralela con las de Latinoamérica, allí con mayor dureza y represión, aquí con mayor admiración por su valentía y continua persecución, por el vigor de sus teologías, arrancadas de esas experiencias y martirios. El asesinato de Monseñor Romero en 1980 fue uno de los hitos más importantes, por lo que significaba como ejemplo de conversión al evangelio de los pobres desde una alta esfera de la Institución. Su muerte dio lugar a los Comités Oscar Romero, que llevaron la teología de la liberación por todo el mundo. Algo similar ocurrió con el asesinato de los jesuitas y las dos personas que les ayudaban en El Salvador.
“En 1969 tiene lugar un acontecimiento importante en el movimiento comunitario cristiano. Se celebra en Valencia la primera Asamblea peninsular de comunidades cristianas. Este hecho supone la consolidación de esta experiencia comunitaria en la Iglesia y en la sociedad españolas”.5 Y en 1973 surge el proyecto de “Iglesia Popular” que cristaliza en la elaboración de unas bases comunes que obtienen su ratificación en el primer Encuentro de Comunidades Cristianas Populares (CCP) del estado, en Madrid en 1976. No son las únicas comunidades de base, pero sí las más relevantes.
Esta primera etapa de las CCP se caracteriza por la militancia y la beligerancia social y política. Por la crítica a la Iglesia Institución y, cómo no, por la clandestinidad, pues también las parroquias y los centros obreros cristianos son vigilados y denunciados. En 1974 se produce la revolución democrática de los claveles en Portugal y el efecto se contagia. El golpe de estado de Pinochet supone sin embargo un asomo de desilusión, como lo sería después la involución nicaragüense.
A principios de los años 1980 se desatan dos debates en las comunidades, uno sobre la presencia o no en las instituciones políticas, recién alcanzadas por la izquierda, y que descabezaron las organizaciones populares. Parecía que el trabajar desde dentro de las instituciones era una traición a la movilización en la calle. Las comunidades se resintieron de la polémica y dado que, en general, se decantaron por las posiciones más idealistas, se produjeron algunos abandonos de la militancia más moderada. En lo relativo al otro debate, sobre nuestra adhesión o no a los comunicados de carácter político, hubo más unanimidad. Dado que se pertenecía a diferentes grupos políticos se prefirió no firmar nunca como comunidades cristianas, salvo los documentos genéricos de carácter humanitario.
A finales de los 80 se inicia una época de trabajo menos llamativo y más eficaz por su escala institucional. Gobernar es otra cosa. En las comunidades se va extendiendo poco a poco un clima de desencanto y de desierto. Más cuando Juan Pablo II ha torcido ya el espíritu del Vaticano II y ha reprendido y humillado a la teología de la liberación en la persona de Ernesto Cardenal en su visita a Nicaragua. España entra en una época de prosperidad económica que va ampliando las clases medias y con ellas un talante más conformista. “Contra Franco vivíamos mejor”, se solía decir.

4. “¿Y el sur?”. La cooperación internacionalista de los años 1990 al 2005
Este breve título de una humilde revista de la ONG “Acción Solidaria Aragonesa” representa una de tantas iniciativas de liberación de carácter internacionalista, y es significativo de la evolución de las praxis de liberación, del momento globalizador y de mestizaje que empieza a darse por la inmigración. El cristianismo de la liberación se despliega en nuevos movimientos sociales y en la pre-política mundialista. Las miradas se dirigen al SUR. Las acampadas por el 0,7 en 1994 pueden considerarse como un hito en la irrupción de esta nueva militancia. También en ese año empieza a andar “Mujeres y Teología” en los cauces del movimiento feminista.
Estos años 90 son por tanto de resistencia y de solidaridad reorientada. Se produce una nueva crisis cíclica del capitalismo y el paro afecta a las familias de las comunidades; el cuidado de los hijos preadolescentes y de los mayores empieza a sustraer tiempo de las causas populares.
La caída del muro de Berlín y con ella el desprestigio de los países del socialismo real finiquita la revolución entendida al modo clásico y abre la puerta al pensamiento único y a la globalización. Fukuyama publica “El fin de la historia” para confirmar el triunfo del capitalismo. Pero paralelamente surgen también los movimientos antiglobalización, los foros sociales y el altermundismo: la Cumbre de Rio en 1992, las protestas de Seattle en 1999 y el primer FSM en Porto Alegre en 2001, organizado por ATTAC y el Partido de los Trabajadores de Brasil.
Poco a poco también una nueva cultura se va imponiendo, la postmodernidad. La liberación compite con el gusto por la vida y las costumbres se liberan de la religión. Las relaciones son más efímeras y lejos queda esa cultura rural del vecino que es como de la familia. El individualismo, la soledad y el anonimato se expanden por las ciudades cada vez más cosmopolitas. Se consolidan los rasgos que posteriormente resumirá Bauman en “La sociedad líquida”.
Las comunidades abordan estos momentos de contrariedad con múltiples iniciativas. Revisión de sus bases identitarias, grupos de formación y de oración, jornadas estatales de reflexión. Cada encuentro estatal se convierte en un motivo de esperanza y una voluntad de reanimación, aunque prima la nostalgia del profetismo de antaño. Sin embargo, la mirada se universaliza y el rescoldo se aviva con el auge de las ONGs. El pluralismo crece la inmigración, la preocupación por la identidad se diluye y se va creando una atmósfera de convergencia por la justicia.
A lo largo de los últimos años del siglo XX algunos planteamientos teológicos adquieren especial importancia. Crece el interés por encontrar nuevos símbolos, agotados los clásicos sacramentos. La desafección ante la Iglesia es cada vez mayor y la función del sacerdote ha dejado ya hace tiempo de ser reconocida. Las comunidades se sienten mejor en una sociedad laica, más sinceras en las manifestaciones que en el culto. La celebración de la eucaristía se renueva completamente. Es algo de toda la comunidad: reflexión, oración y tentempié en recuerdo de la cena de despedida de Jesús. No son Pascuas judías ni cristianas, ni mucho menos sacrificios redentores, y las mujeres empiezan a presidir. Poco a poco se pierde el carácter sagrado, se valora más el talante común que nace en el compartir la acción social, y la preferencia por los pobres. No hay consagraciones ni liturgias. Son nuevos símbolos vinculados a la gratuidad y al amor desinteresado sobre todo de carácter cívico. Y ya muy recientemente las comunidades se centran en la ayuda a los inmigrantes y la acogida de los refugiados.
Con las nuevas tecnologías informacionales, las redes sociales y los móviles, el activismo social crece en el mundo virtual y se proyecta sobre la realidad. Las nuevas tecnologías, las neurociencias y la robótica anuncian un mundo todavía más contradictorio con los viejos relatos bíblicos y emancipatorios. La TL, que había eclipsado los problemas metafísicos y existencialistas, vuelve a encontrarse con las cuestiones radicales de la finitud y la limitación, ahora pasadas por el tamiz de la vida real y colectiva: ¿Otro mundo es posible? ¿Cuánto nos durarán las conquistas populares? (“No hay revolución que 50 años dure”). ¿Qué o quién garantiza que el mundo tiene remedio? La opresión y la injusticia son vistas desde la óptica del tradicional problema del mal, y el paraíso comunista o comunitario entra en la incertidumbre del misterio y el enigma. El pluralismo religioso pone sobre el tapete la relatividad de las respuestas religiosas. La fe que busca entender se siente sola e insegura. Los cristianos, ya no tan de la base, son ahora compañeros de viaje de agnósticos activos y anateístas.


5. La pos-religión y el humanismo universalista. Desde los años 2005 hasta hoy. “Otro cristianismo es posible”.
El cristianismo se ha renovado siempre. Y tantas veces como se ha degradado, generalmente por causa del poder, llámese riqueza, autoritarismo o egocentrismo, otras tantas veces han vuelto los profetas. Pero ahora la crisis y su mutación parecen más profundas. Afecta a aspectos muy sustanciales de su credo, incluso de lo que se creía que era el mensaje originario del Evangelio.
Las coordenadas o paradigmas que rigen el mundo han cambiado profundamente. La globalización de la pobreza se manifiesta en una gran brecha de desigualdad entre el 1% del poder financiero y el 99% de desposeídos. El planeta entero entra en los límites del riesgo extremo. Y por otra parte la inteligencia artificial y la ingeniería genética, los bigdata, etc., parecen querer llevarnos al borde del “transhumanismo”, del ser inteligente artificial.
En este panorama muchos se atreven a decir que estamos en una nueva época axial. En una fase convulsiva de metamorfosis que en el caso del cristianismo se traduce en una deconstrucción del gran relato de la Salvación y en un incipiente vuelo de la mariposa hacia la convergencia humanitaria. Las comunidades ya no respiramos al ritmo de los grandes acontecimientos salvíficos enunciados en la primera teología paulina. La Biblia es para nosotros una gran metáfora, no tiene razón, sino alma de liberación. La Creación, el Pecado, la Encarnación, la Redención o la Resurrección y la Vida Eterna… no son secuencias de una gran epopeya histórica. Son símbolos de las constantes existenciales de la condición humana y de la llamada a la fraternidad.
Las obras de Lenaers, Spong, Knitter, Hick y otros, están siendo conocidas en las comunidades gracias a los servicios Koinonia, su biblioteca Relat y los sucesivos encuentros con José María Vigil en sus visitas a España. Es el último paso hoy por hoy de la influencia de la TL en las comunidades. Estas lecturas nos provocaron en un primer momento un desconcierto duro y doloroso, pero hemos remontado a un nuevo paradigma pos-religional y supra-religional que nos produce alivio y un nuevo animo en la liberación. Es la gran onda de la maximización del amor cívico que se expresa con toda su pureza cuando abraza a los más desfavorecidos.

6. Apéndice. La espeleología de la esperanza “
Y llegaron tiempos oscuros en que todas nuestras conquistas fueron destruidas por las hordas de ciegos mercenarios al servicio del poder del dinero. Una vez más la esperanza tuvo que buscar refugio en la cueva más honda para evitar que la codicia la arrasara borrando su memoria; y hubo que guardar silencio, lejos de las cosas, de manera que el silencio nos devolviera la conciencia sencilla del amor y el sentido cabal de la palabra” (Fragmento de poema encontrado en las ruinas de Babilonia, junto a la puerta de Ishtar).
Éste iba a ser el título para este artículo, “La Espeleología de la esperanza”, pero me pareció muy llamativo. No así aquí, como epígrafe de un apéndice. Uso este término, “espeleología”, muy intencionadamente porque la tarea que se nos pide es de indagación y creatividad. Porque la “teología” se debilita a la par que crecen la antropología y la sociología de las múltiples trascendencias humanas. Como tales apuntan a lo absoluto, sin llegar a tocarlo ni mancharlo. Y nos tenemos que acostumbrar a seguir en la caverna tratando de salir. Somos incomprensión y limitación, carne de relatividad que dice Dios, Libertad. Somos humanidad escindida por la injusticia a la espera de una integración fraternal.
Uso este término también porque la esperanza no puede ser sino atractiva. ¿Cómo entusiasmarnos con lo que nos desborda si se anuncia desde un sufrimiento obligado o la impotencia de una “misión imposible”?
Vamos a indagar pues por los recovecos de la compleja injusticia de este capitalismo tardío, financiero y destructor, a buscar soluciones económicas y de pacificación, vamos a mirar en las vetas de la contingencia para descubrir rendijas de libertad duradera. La espeleología es una bella labor de descubrimiento que requiere luz potente en el “casco”, intenso suspense y arriesgado trabajo.
La fe que nace entre los pobres se llama esperanza. El poderoso vive en la seguridad de los cielos luminosos, conoce a Dios, sabe quién es y lo llama por su nombre, porque está con él. El pobre siente su ausencia, anda a oscuras y lo espera y ama sin razones suficientes. La Praxis de la Liberación, ha abierto unas vetas en la caverna humana de profunda fe y compasión activa, cada día más anchas.

7. Notas:
1 El Pacto de las Catacumbas (1965) promovido por Hélder Câmara fue el primer compromiso sincero de la Iglesia al servicio estructural de los pobres, la semilla de la Teología de la liberación.
2 Estas fases se exponen intuitivamente en el cronograma elaborado por Comunidades Cristianas Populares en Aragón. Ver Aquí.
3 “Una de las mejores obras de los orígenes de la Teología de la Liberación. Porfirio Miranda no aparece, en primera instancia, en la mayoría de listas de padres fundadores de la Teología de la Liberación. En general, el primero que siempre se cita es Gustavo Gutiérrez, luego Hugo Assmann o Juan Luis Segundo, y también a Leonardo Boff”. Alberto Macko en Revista de Teología Crítica. Disponible Aquí.
4 Santiago Villamayor, “Las Comunidades Cristianas Populares, sequía o desbordamiento”, en: https://goo.gl/VH2wGj Disponible también con otros documentos similares Aquí.
5 Jesús Gil García, tesis doctoral: La Teología de las Comunidades Cristianas Populares. Libros Certeza. Zaragoza 2007, pp. 24 y sigs.
6 Término utilizado por Richard Kearney (Anatheism, Columbia University Press, 2009) para indicar un regreso a Dios después de Dios. Esa actitud de búsqueda de “algo más” que la revolución o la religión no dan y que la ciencia tampoco puede responder. La situación en que se encuentran tantas personas en el exilio de su antigua religión, en los umbrales de la mística oriental o en su desconcertado compromiso o apuesta moral sin justificaciones definitivas. Un giro hacia la secularidad sagrada de la liberación.

(*) Este es un artículo que se encuentra
dentro de un monográfico sobre
la Teología de la Liberación en Europa,
que puedes encontrar aquí.


* *
Si te ha gustado,
COMPÁRTELO y/o
VÓTALO:

viernes, 12 de enero de 2018

Porque huir no es delito, denunciamos la criminalización institucional de las personas inmigrantes.

Ante los distintos
hechos racistas
que en estos días
se han dado
en Andalucía,
hago mío el comunicado de mis hermanos y hermanas 
de las CCP andaluzas.

Cuatro son los ejemplos concretos que aquí documento con sendos enlaces.
A saber:

* El falso CIE de Archidona con el suicidio del jóven Bouderbala Mohammed, cuando esperaba su deportación,
* El abandono del Ayto de Motril de 50 inmigrantes llegados en patera, en un bus en la estación de Granada.
* Las concentraciones contra los rumanos residentes en Pedrera, o
* El injusto enjuiciamiento de la cooperante Helena Maleno en Marruecos por falsas acusaciones de la policía española)
Creo que es un deber de buena ciudadanía el denunciar éstos tipos de hechos que denotan la criminalización, xenofobia y racismo institucional, cada día más peligroso e inmoral, así como animar a la gente de bien a desobedecer las leyes injustas que convierten en delito meras irregularidades administrativas, a mostrar la solidaridad, acogida y bienvenida debida para con estas personas y a exigir vías más seguras y legales.

LAS COMUNIDADES CRISTIANAS POPULARES DE ANDALUCÍA (CCP) CONTRA CONTRA LA XENOFOBIA INSTITUCIONAL.

"Al igual que los patos, los flamencos, zorzales o renos, las personas desde siempre han emigrado. Buscan sobrevivir que es algo más que no morir. Y, si es posible, tener trabajo que les permita comer, tener un techo, un futuro, una dignidad.

Se calcula que hoy día más de 500 millones de persona son emigrantes en el mundo, es decir, que viven en un país que no es el suyo. Emigrar es, pues, un fenómeno natural, que se inscribe en la más antigua tradición humana de la salida de las personas de su pueblo natal en busca de mejores condiciones alimentarias y climáticas. Sin embargo en los tiempos que corren este fenómeno natural se entiende como un problema y ante el posicionamiento de valorarlo o estigmatizarlo se ha optado por lo segundo. Esta es la encrucijada de España y de Europa:
¿Va a mostrar nuestro continente y nuestro país un liderazgo basado en su compromiso con los valores de los derechos humanos y la solidaridad, o van a optar por excluir a las personas refugiadas del acceso a una vida digna y segura, dando paso a las agendas nacionalistas y populistas?

En esta disyuntiva los últimos y cercanos acontecimientos nos empujan a pensar que se está optando en nuestro país por la criminalización de las personas inmigrantes y por una notoria xenofobia institucional. Así lo vemos y así lo denunciamos desde las CCP de Andalucía poniendo el énfasis en cuatro acontecimientos de nuestro entorno que lo demuestran y que nos han afectado profundamente.
En primer lugar en el encierro de medio millar jóvenes inmigrantes argelinos en un falso CIE, que en realidad era el centro penitenciario de Archidona, que debía convertirse oficialmente en cárcel el 14 de marzo de 2017, según consta en el BOE, contraviniendo la legislación vigente que prohíbe ubicar a estas personas en una cárcel.

La gota de agua que ha desbordado la situación ha sido el suicidio del ciudadano argelino Bouderbala Mohammed, de 36 años, cuando como otros internos esperaba su deportación. Después de todo lo que hemos ido conociendo compartimos la voz unánime que pide el esclarecimiento de este suicidio, la reparación a su familia y el cierre de todos los CIES.

Otro acontecimiento con tufo institucional xenófobo ha sido el abandono a su suerte de medio centenar de inmigrantes en Granada. Efectivamente, a finales del 2017, se da la paradoja de que el Ayuntamiento de Motril monta en un autobús a cincuenta y tantos inmigrantes llegados en patera y los abandona a su suerte en la estación de autobuses de Granada. Desubicados y confusos fueron alojados por los misioneros combonianos y una comunidad de religiosas, siendo falso que el Ayuntamiento les diera asilo como quiso dar a entender la concejala de servicios sociales. En lugar de un plan municipal o central de acogimiento las administraciones del PSOE y PP aprovechan para dirimir sus responsabilidades.

Otro brote del racismo institucional ha sido el caso de Pedrera donde una discusión de tráfico de tres varones rumanos con un vecino de Pedrera terminó con una pelea y varias concentraciones contra los rumanos residentes, volcando varios de sus vehículos.
En la concentración ante el Ayuntamiento, sin permiso del Subdelegado, estuvieron presentes algunos políticos significados del PSOE. Los sentimientos xenófobos, que se pusieron de manifiesto, pusieron en el ojo del huracán al cura y compañero Enrique Priego, que desde siempre puso a disposición las dependencias parroquiales para la acogida de las personas inmigrantes.

Por último la falta de pudor institucional se ha hecho manifiesto en el enjuiciamiento de la cooperante Helena Maleno en Marruecos, a instancias de la policía española, acusada de tráfico de personas, cuando en realidad su único delito ha sido socorrerlas y salvarlas de una muerte segura en el mar como manifiesta la propia responsable de Salvamento Marítimo.

Recordando el viejo relato bíblico no entendemos la opción por Caín de las políticas institucionales nacionales y europeas en menoscabo de Abel haciendo patente la encrucijada en que se encuentran: ¿Van a optar por un compromiso con los valores de los derechos humanos y la solidaridad, o van a optar por excluir a las personas refugiadas del acceso a una vida digna y segura, dando paso a las agendas xenófobas y populistas?

Desde las Comunidades Cristianas Populares de Andalucía denunciamos la criminalización institucional de las personas inmigrantes, así como la Xenofobia y el racismo institucional existente y animamos a la ciudadanía a desobedecer estas leyes injustas y a mostrar la solidaridad, acogida y bienvenida debida para con estas personas. Porque huir no es delito. Exijamos vías seguras y legales."

Comunidades Cristianas Populares de Andalucía.
12 de Enero de 2018



* * Si te ha gustado, COMPÁRTELO y/o VÓTALO: